Rayo Vallecano, 0 Celta, 0 | Empate a todo en Vallecas

0-0 en el marcador final, en un partido donde ambos equipos buscaron las vacaciones.
Rayo y Celta empataron en Vallecas en un duelo que deja a los franjirrojos peleando por la zona europea. Mientras los gallegos encadenan siete partidos sin ganar. 0-0 en el marcador final. Los 13.500 espectadores que se dieron cita en el campo de la Avenida de la Albufera, disfrutaron de un partido entretenido, pero con poco vigor ofensivo.
Después de la hazaña del partido contra el Madrid, tocaba siesta, los rayistas estaban algo cansados, y los de Iraola se tomaron el partido con mucha más tranquilidad. El octavo puesto que conservan ahora los de la franja, hacía presagiar eso, un partido mucho más tranquilo sin las exigencias futbolísticas del choque contra el Real Madrid.
Un punto repartido para ambos equipos, una noche de sosiego y tregua que pactaron mentalmente los dos equipos para no hacerse daño. Los locales quizás dominaron más la pelota, y los vigueses tuvieron las oportunidades de gol más cerca. También hay que reseñar, las dos grandes intervenciones que tuvo el portero del Celta de Vigo Marchesín, gracias a su actuación evitó dos jugadas de peligro de gol evidentes
Esta vez no hubo la posibilidad de que un balón se colara en uno de los balcones de los bloques de pisos que están en los aledaños del estadio, se vio en Vallecas, un juego mucho más plano y sosegado, sin mucho ritmo y sin el ímpetu del otro día. Un reparto de puntos que se puede considerar como muy justo ya que las propuestas de juego de los dos equipos no fue nada del otro mundo.
Era un partido donde ya los jugadores miraban y ansiaban las vacaciones que les vienen por el Mundial. El Celta defendió bien, con una defensa ordenada y rigor absoluto para no cometer fallos garrafales. El Rayo lo intentó y hubo ocasiones especialmente para el delantero Camello, que le mencionamos mucho últimamente en nuestras crónicas, la verdad es que el jugador cedido por el Atleti, está cosechando unas actuaciones muy meritorias en este tramo de la temporada.
Después del festín que se metieron los rayistas con el segundo clasificado en la tabla, llegó la paz, la tranquilidad, parece que hubo un pacto entre caballeros y tanto vigueses como Vallecanos firmaron un alto al fuego que se convirtió en un empate que dejó más o menos satisfechos a ambos clubs.
Ahora toca Vacaciones, a desconectar un poco de la liga y a seguir el mundial. Hay jugadores algo cansados que realmente lo necesitan y seguro que lo aprovecharan para quitarse un poco el estrés del día a día con el campeonato de liga. El Rayo Vallecano llega a estas vacaciones con los deberes hechos, y con muy buenas notas y sensaciones.
Fuente: Efe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *