Iago Aspas y Gabri Veiga, destrozan al Rayo Vallecano. Pésimos dos minutos rayistas en la segunda parte. Hay sequía goleadora.

Aspas tiene 35 años, pero parece un jovenzuelo, juega de maravilla, encara siempre al portero, tiene un peligro sin límites. Tan solo le bastaros unos minutos en la segunda mitad, para cambiar totalmente el partido y poner el marcador en un contundente 3-0 final.

Metió goles, asistió a sus compañeros insistentemente. Que se puede pedir más a un jugador. Fue la pesadilla de los de Iraola en todo el partido. Seleccionable no, lo siguiente.

El Rayo no obstante, jugó bien en la primera mitad, con jugadas muy bien trenzadas y ataques peligrosos. Pero últimamente a los franjirrojos, no se les da bien el gol.

Gabri Veiga, el jugador de moda en la plantilla celeste, también trajo por la calle de la amargura a toda la defensa vallecana.

Entre Iago y Gabri, destilaron buen juego, peligro y mucha verticalidad. Los nuestros en cambio, no están muy atinados en eso de «alojar la pelota al fondo de la red.»

Les cuesta mucho hacer gol. Es cierto que han cosechado tres empates en cinco partidos, pero se ha vislumbrado en el juego ofensivo un bajón.

Curiosamente cuando se ha potenciado la delantera con la incorporación de un delantero con suficiente hechuras como es Raúl de Tomás.

Un tres cero que duele por su contundencia, porque no hubo goles por parte rayista…esperemos afinar  la puntería en los próximos partidos. Foto web Celta. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *